Return to site

Las madres perfectas

Las madres perfectas:

Saben siempre lo que hay que hay que hacer.

Tienen todas las respuestas.

Leen, se informan y se forman.

Están siempre alerta a las necesidades de sus hijos/as.

Siempre atienden a sus hijos/as con celeridad.

Saben organizar su tiempo.

Llegan siempre a la hora.

Se responsabilizan de que sus hijas/os coman siempre sano.

Están siempre disponibles.

Saben dónde está cada cosa en casa.

Encuentran todo lo que se pierde o no aparece.

Saben siempre qué hacer cuando sus hijos/as enferman.

Se sienten felices siempre.

No necesitan nada para ellas.

Pueden con todo y si surge algo más, también pueden.

Nunca gritan ni se enfadan.

Siempre dan amor incondicional.

Se preocupan de tener su físico a raya.

Sonríen.

Se “arreglan”, saben ponerse guapas.

Son organizadas y ordenadas.

Se sienten muy culpables cuando no pueden cumplir con alguna de estas cosas.

Se olvidan de divertirse.

Cada vez se ríen menos.

Se sienten responsables de cada cosa que les ocurre a sus hijas/os.

Dejan de prestarse atención.

Se aburren.

Empiezan a no gustarse.

Cada vez tienen menos paciencia.

Les cuesta empatizar con sus hijos.

Cada vez están más resentidas.

Se enfadan más.

Se olvidan de las cosas que les hacen sentirse bien.

¿Y si nos diéramos un poco de lo que damos a nuestras hijas/os?

Atención, cuidado, indulgencia, amor incondicional, tiempo, respeto.

Cuida las palabras que te dices, vigila los mensajes que aparecen en tu cabeza, háblate con cariño.

Tú también estás creciendo, como ellos, a través de esta experiencia.

Permítete avanzar, equivocarte, reflexionar, rebobinar, volver a empezar.

Nunca es tarde para dejar de intentar ser perfecta y empezar a disfrutar tu vida.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly